Consejos para evitar a los inquilinos morosos

Compartir

Cuando alquilas tu piso hay un gran temor que afecta a todos los propietarios, elegir a inquilinos que sean morosos. Lamentablemente es algo que está a la orden del día, pero puedes minimizar los riesgos de contar con este tipo de inquilinos siguiendo estos consejos para evitar a los morosos que te contamos aquí.

Como dueño de una vivienda sabes que tienes la oportunidad de contar con ingresos mensuales estables al poner tu piso en alquiler. Pero, por otro lado, también sabes que puede haber inquilinos que no cumplan con el pago de la renta y se conviertan en morosos, siendo un problema grave para ti.

¿Cómo se pueden detectar a los inquilinos morosos?

Antes de darte los consejos que van a ayudarte en la búsqueda del inquilino perfecto para tu piso de alquiler, te vamos a contar cómo puedes detectar a aquel que puede darte problemas de impago. 

La forma más sencilla de saberlo es pidiéndole una serie de documentos a través de los cuales se pueda certificar la solvencia económica de la persona. Estos documentos pueden ser, por ejemplo: las nóminas de los últimos tres meses, una copia de su contrato laboral o, si es autónomo, la última declaración de la renta.

Para complementar todos estos documentos y corroborar que la persona interesada en alquilar tu vivienda no tiene deudas con otros propietarios, puedes realizar una consulta en el Fichero de Inquilinos Morosos, FIM Ibérica. Dentro de este portal, accediendo a FIM Score e introduciendo los datos del posible inquilino, podrás ver si tiene impagos de sus anteriores alquileres.

El servicio que presta este fichero no es gratuito, pero es una manera de asegurarte de que el inquilino no cuenta con ninguna deuda de otros alquileres. Si la persona interesada no quiere proporcionarte los documentos que le solicitas o se encuentra registrado en ese portal, lo mejor es rechazar su solicitud de alquiler.

Puntos básicos para evitar a un inquilino moroso

Para que puedas evitar a este tipo de inquilinos, en este artículo vamos a darte una serie de consejos realmente útiles para que no des con ellos y puedas tener problemas. Toma nota de todos ellos, ya que te van a venir muy bien si estás buscando futuros arrendatarios para tu piso de alquiler. 

Lo primero, conocer al inquilino

No hay un perfil concreto del inquilino moroso, ya que muchos de ellos son unos verdaderos artistas y pueden engañarte desde el primer momento. Normalmente, este tipo de gente se encuentra registrada en el fichero de morosos, por lo que es sencillo detectarlos.

Por otro lado, podemos encontrarnos con personas que, por desgracia, han perdido su trabajo y no pueden asumir el pago del alquiler, aunque realmente quieren seguir haciéndolo.

Como ves, hay diferentes situaciones para cada persona, por eso, acercarse a ella y conocerla, ayuda a hacerse una primera impresión general que permite evaluarlo. Para ello, lo mejor es cerrar una entrevista y tener a mano una serie de preguntas que sean de interés para conocer la situación económica de la persona.

Fijar un precio del alquiler razonable

Una de las primeras cosas que debes cuidar cuando estás alquilando tu piso y buscas inquilinos es fijar el precio de la renta y este debe de ser razonable para poder atraer a cuantos más candidatos, mejor.

Si el precio del alquiler es demasiado alto, no se presentarán muchas personas interesadas y, como propietario, tendrás menos opciones para escoger a uno u otro inquilino. Además, la desesperación por encontrar una persona cuanto antes, puede que te haga tomar una decisión equivocada.

Firmar un contrato de alquiler adecuado

El contrato de arrendamiento es algo que está regularizado bajo la Ley de Arrendamientos Urbanos. Es un elemento esencial para evitar a los inquilinos morosos. En este documento se establecen todos los derechos y obligaciones, tanto del propietario como del inquilino.

En nuestro blog ya te hemos hablado sobre cómo redactar el contrato de alquiler perfecto

Es importante que en él se recojan todos los puntos que quieres remarcar como dueño de la vivienda y que ninguno pase por alto. Por ejemplo, el estado en el que se encuentra el piso y la responsabilidad del arrendatario de mantenerlo en perfectas condiciones. También debe quedar claro el precio de la renta y las actualizaciones correspondientes.

Determinar las garantías de la fianza

La fianza del alquiler es una garantía que el inquilino da al propietario con el objetivo de garantizar el cumplimiento de lo establecido en el contrato de alquiler.

El artículo 36.1 de la la Ley de Arrendamientos Urbanos establece que, cuando se realiza el contrato, es obligatorio la exigencia y prestación de una fianza en metálico de la cantidad equivalente a una mensualidad del alquiler de la vivienda y de dos mensualidades en el caso de que el alquiler no tenga como finalidad ser una vivienda.

Con el depósito de esta fianza, el propietario tiene una garantía de que el inquilino va a cumplir con las cláusulas del contrato. Si cuando termina el contrato, las garantías y obligaciones se han cumplido, el dueño tiene que devolver la fianza en su totalidad. Pero si ha habido algún problema por el que no se han cumplido las obligaciones, el dueño puede que no devuelva esa fianza o no lo haga en su totalidad.

Resuelve todas las dudas sobre la fianza del alquiler en nuestro artículo

Contratar seguros de alquiler

Como propietario de la vivienda, contratar un seguro de impago de alquiler te protege de los inquilinos morosos. Este tipo de seguros se encargan de cubrir el pago de las rentas atrasadas hasta un número determinado de mensualidades que se detalla en la póliza.

En el caso de que haya un impago total, el seguro también puede llegar a asumir el importante completo de cada mensualidad hasta el límite marcado en la póliza. Además, la aseguradora garantiza que pondrá a disposición del propietario atención legal para reclamar al inquilino las cuotas impagadas.

Todo lo que debes saber sobre el seguro de impago del alquiler

Gestiona tu alquiler con el mejor software

El objetivo de cualquier propietario de una vivienda de alquiler es contar con buenos inquilinos que les paguen todos los meses y, además, cuiden del piso y lo mantengan en el mejor estado posible. Para poder gestionarlo todo correctamente y tener todo controlado, lo mejor es poder contar con un software que te ayude con ello.

En homming ponemos a tu disposición un software de gestión de alquileres con el que, además de administrar tus alquileres de una forma sencilla, puedes verficiar la solvencia de tus inquilinos a través del scoring. El software de homming es muy intuitivo y realmente fácil de utilizar. ¿A qué esperas? Ponte en contacto con nosotros y empieza a probarlo de forma gratuita.

 

Compartir:

  • icon-facebook
  • icon-twitter
  • icon-linkedin
  • icon-wa
  • icon-mail

Homming