Logo homming
Logo homming

¿El usufructuario puede alquilar la vivienda?

usufructuario puede alquilar

El derecho de usufructo es una figura jurídica relevante en el ámbito de la propiedad y la sucesión en España. Es normal que surjan preguntas sobre las facultades y limitaciones que tiene un usufructuario, especialmente en relación con el alquiler de una vivienda. Este artículo explora en detalle si un usufructuario puede alquilar una vivienda, para poder resolver las dudas que pueden aparecer en torno a este tema. 

Qué es un usufructuario

Un usufructuario es la persona que tiene el derecho de usar y disfrutar de una propiedad que pertenece a otra persona, denominada nudo propietario. Este derecho de uso y disfrute puede incluir habitar la vivienda, recibir los frutos o rendimientos de la misma, y realizar las actividades que considere oportunas dentro de los límites legales y contractuales establecidos.

El usufructo se constituye a través de distintos medios, como un testamento, un contrato o por disposición legal, y su duración puede ser vitalicia (hasta el fallecimiento del usufructuario) o por un plazo determinado. La figura del usufructo permite, por ejemplo, que una persona mayor conserve el derecho de vivir en su vivienda aunque la propiedad se transfiera a sus herederos.

Cuál es la diferencia entre el usufructo y la nuda propiedad

La propiedad plena de un bien se puede dividir en dos derechos principales: el usufructo y la nuda propiedad. La nuda propiedad es el derecho de titularidad sobre el bien, pero sin la facultad de uso y disfrute mientras exista un usufructo sobre el mismo.

Por otro lado, el usufructo otorga al usufructuario el derecho a usar y disfrutar del bien, es decir, puede vivir en la vivienda, alquilarla y percibir las rentas de dicho alquiler, siempre y cuando respete la integridad del bien y los términos del usufructo. Sin embargo, el usufructuario no puede vender la propiedad ni realizar actos que comprometan la titularidad del nudo propietario.

En resumen, el usufructuario tiene derechos de uso y disfrute, mientras que el nudo propietario conserva la titularidad y el derecho a disponer del bien una vez extinguido el usufructo.

Te puede interesar: ¿Qué es un piso en un usufructo?

¿Se puede alquilar un piso siendo usufructuario?

Sí, el usufructuario puede alquilar la vivienda. La legislación española permite que el usufructuario alquile la propiedad de la cual tiene el usufructo, puesto que su derecho de uso y disfrute incluye la facultad de obtener beneficios económicos de la misma. Esto se encuentra regulado en el Código Civil, específicamente en los artículos que tratan sobre el usufructo.

El artículo 480 del Código Civil establece que el usufructuario puede arrendar la cosa usufructuada, salvo que se haya pactado lo contrario. Es decir, el usufructuario puede firmar contratos de alquiler y recibir las rentas correspondientes. No obstante, debe respetar las condiciones del usufructo y no perjudicar los derechos del nudo propietario.

Es importante revisar el título constitutivo del usufructo y cualquier acuerdo específico que pueda limitar esta capacidad, ya que puede haber restricciones contractuales o testamentarias que impidan el arrendamiento.

¿Cuánto dura el alquiler de un piso en usufructo?

La duración del alquiler de un piso en usufructo puede ser determinada libremente por el usufructuario y el arrendatario, respetando la normativa general sobre arrendamientos urbanos. Sin embargo, existen ciertos matices a considerar:

  • Duración del usufructo: El usufructo puede ser vitalicio o por un plazo fijo. Si el usufructo es vitalicio, el usufructuario puede arrendar la vivienda hasta su fallecimiento. Si el usufructo tiene una duración determinada, el contrato de alquiler no puede exceder el plazo del usufructo.
  • Normativa de arrendamientos urbanos: La Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) establece una duración mínima obligatoria de cinco años para los contratos de arrendamiento de vivienda habitual si el arrendador es una persona física, y siete años si es una persona jurídica. Esto puede implicar que, aunque el usufructo termine, el contrato de alquiler se mantenga bajo ciertas condiciones.

Es fundamental que el usufructuario informe al arrendatario sobre la naturaleza del usufructo y su duración, para evitar posibles conflictos.

¿Quién cobra el alquiler, el propietario o el usufructuario?

El usufructuario puede alquiler la vivienda y tiene derecho a percibir las rentas del arrendamiento. Dado que el usufructo otorga el derecho de uso y disfrute, esto incluye los beneficios económicos derivados del arrendamiento. Por lo tanto, el arrendatario debe pagar el alquiler directamente al usufructuario, no al nudo propietario.

El nudo propietario no tiene derecho a recibir las rentas del alquiler mientras dure el usufructo, ya que su derecho está limitado a la titularidad del bien y a la expectativa de recibir la plena propiedad una vez extinguido el usufructo.

¿Qué pasa con el contrato de alquiler si el usufructuario fallece?

El fallecimiento del usufructuario implica la extinción del usufructo. Esto puede tener diferentes consecuencias sobre el contrato de alquiler, dependiendo de varios factores:

  • Notificación y acuerdo previo: Es esencial que el contrato de alquiler contemple la posibilidad de extinción del usufructo y las consecuencias derivadas de ello. Si se ha acordado previamente, el contrato puede prever su continuidad con el nudo propietario como nuevo arrendador.
  • Normativa aplicable: La LAU establece que los contratos de alquiler tienen una duración mínima obligatoria. Si el usufructuario fallece antes de que se cumpla esta duración mínima, el nudo propietario debe respetar el contrato de alquiler hasta completar el período mínimo establecido por la ley.
  • Buena fe y negociación: En caso de fallecimiento del usufructuario, es posible que el nudo propietario y el arrendatario lleguen a un acuerdo para mantener o renegociar el contrato de alquiler.

En conclusión, aunque el fallecimiento del usufructuario extingue su derecho de uso y disfrute, el contrato de alquiler puede mantenerse vigente bajo ciertas condiciones, garantizando la protección del arrendatario.

A modo de resumen, hay que recordar que en la legislación actual, el usufructuario tiene el derecho de alquilar la vivienda y percibir las rentas derivadas de dicho alquiler. La duración del arrendamiento debe ajustarse a la normativa vigente y a las condiciones del usufructo. En caso de fallecimiento del usufructuario, el contrato de alquiler puede mantenerse vigente dependiendo de lo acordado y de las disposiciones legales aplicables. Por lo que, tanto usufructuarios como nudos propietarios deben estar bien informados y asesorados para evitar conflictos y asegurar el cumplimiento de sus derechos y obligaciones.

Homming, el software para gestionar tus propiedades

¿Eres gestor o propietario de inmuebles en alquiler? ¡Homming es tu mejor arma para simplificar la gestión de tus propiedades! Con nuestra plataforma, podrás automatizar tareas, mejorar la comunicación con tus inquilinos, gestionar incidencias, subir contratos, obtener insights valiosos para maximizar la rentabilidad de tus alquileres y mucho más. 

Imagina tener todo bajo control desde una sola plataforma: contratos, pagos, incidencias y más. Con homming, puedes decir adiós a los procesos manuales y desorganizados. Una plataforma fácil e intuitiva. 

Descubre cómo Homming puede transformar la forma en que gestionas tus alquileres. ¡Regístrate hoy mismo y pruébalo de forma gratuita! O si lo prefieres puedes agendar aquí una demostración con nuestro equipo de asesores.

Artículos relacionados

¡No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!

Suscríbete a nuestra Newsletter.