¿Qué es el IBI?

Qué es el IBI

El Impuesto de Bienes Inmuebles, más conocido como IBI, es una de las tasas más importantes que cada año deben abonar los propietarios de una vivienda. En este artículo vamos a resolver todas las dudas sobre qué es el IBI, cómo se calcula y cuándo hay que pagarlo. Toma nota de todo y resuelve las dudas que puedas tener sobre ello. 

En nuestro blog ya hemos hablado sobre este impuesto y sobre si pagar el IBI te da derecho a propiedad, un tema que puede generar muchas dudas. Te recomendamos que visites nuestro blog para mantenerte informado. 

¿Qué es el IBI de una casa?

Este impuesto es el que se encarga de gravar la propiedad y el usufructo de cualquier bien inmueble, así que afecta a pisos, locales, garajes y también a solares y a fincas. Además, el IBI también se aplica a todos aquellos que disfruten de un inmueble en usufructo, como puede ocurrir con los bienes heredados. 

El Impuesto de Bienes Inmuebles afecta tanto a viviendas de obra nueva como a las ya existentes, ya sean unifamiliares o plurifamiliares, incluso a viviendas de protección oficial o viviendas sociales. El importe del impuesto es diferente dependiendo de las características del inmueble, además de otros factores que explicamos a continuación. 

¿Cómo saber cuánto pagar de IBI?

Para hacer el cálculo de cuánto pagar de IBI hay que tener en cuenta dos factores, uno es el valor catastral del inmueble y otro el tipo impositivo aplicado en cada municipio. El valor catastral se actualiza anualmente según las haciendas locales, y tiene una revisión más exhaustiva cada 10 años para poder ajustarlo al valor real del mercado. 

Se trata de un dato público que cualquier persona puede conocer acudiendo al catastro del municipio donde se encuentre la vivienda. Además, los valores catastrales también pueden verse en el Portal de la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda.

Aunque el pago del IBI depende de cada ayuntamiento, la Ley de Haciendas locales marca la horquilla de los tipos de interés que se pueden aplicar y que oscilan entre el 0,4% y el 13%, además recoge una lista cerrada de las bonificaciones para este impuesto. Y si un ayuntamiento quiere hacer cambios en los valores globales del municipio, el Ministerio de Hacienda exigirá un plazo de 5 años, mínimo, para poder autorizarlo. 

¿Cómo se calcula el IBI?

Para conocer cuál es la cantidad que hay que pagar de IBI lo primero que hay que saber es el valor catastral que se fija según criterios que se van actualizando cada año. Los aspectos que se tienen en cuenta para fijar los valores catastrales son la localización del inmueble, el coste de ejecución material, el estado de conservación, la antigüedad o el valor actual en el mercado inmobiliario. 

Por otra parte, el ayuntamiento puede fijar el tipo impositivo que hay que aplicar sobre el valor liquidable, siempre que esté dentro de los márgenes establecidos por la Ley de Haciendas Locales y que hemos comentado anteriormente. Al mismo tiempo, cada ayuntamiento tiene la autoridad para poder fraccionar el pago del IBI en varios plazos o incluso aprobar subvenciones para colectivos vulnerables. 

¿Cuándo hay que pagar el IBI? 

El plazo para pagar el IBI depende de cada municipio, aunque normalmente se realiza entre el 1 de septiembre y el 30 de noviembre. En el caso de que comprar una vivienda durante el año es importante consultar al ayuntamiento de la localidad cuándo es el pago del IBI, porque si hay un retraso la penalización puede suponer un recargo de hasta el 20% sobre el importe total.  

Viene bien recordar que, aunque este impuesto se aplica a todos los bienes inmuebles sin importar sus características, la ley marca algunas excepciones que están exentas de pago, son las siguientes: 

  • Inmuebles que son propiedad del Estado, las Comunidades Autónomas o entidades locales dedicadas a servicios educativos o a la seguridad ciudadana.
  • Inmuebles que son Patrimonio Histórico nacional.
  • Edificios diplomáticos u organismos oficiales.
  • Bienes inmuebles propiedad de la Iglesia católica o asociaciones reconocidas, como la Cruz Roja.

¿Qué bonificaciones del IBI existen?

Cada ayuntamiento tiene libertad para aplicar bonificaciones sobre el importe total del IBI, como por ejemplo las siguientes: 

  • Las viviendas de protección oficial cuentan con una bonificación del 50% a lo largo de los tres años posteriores a la finalización de la construcción de la vivienda.
  • Los inmuebles rústicos pertenecientes a cooperativas agrarias podrán beneficiarse de una bonificación de hasta el 95%. 
  • Dependiendo de la certificación energética, las viviendas podrán obtener una bonificación de hasta el 50% si tienen una etiqueta energética de clase A y del 25% para las de clase B. Estas bonificaciones se aplican tanto a viviendas de obra nueva como a edificios ya existentes.
  • Las viviendas con sistemas de energía solar homologados tendrán una bonificación del 50%.
  • Al mismo tiempo, los Ayuntamientos también pueden establecer bonificaciones especiales para colectivos, como pueden ser las familias numerosas, para los que la bonificación puede llegar hasta el 90%, o también ofrecer un descuento por pago anticipado mediante domiciliación bancaria. 

¿Quién paga el IBI en la compraventa de una vivienda?

Cuando hay una compraventa, el pago del IBI le corresponde al propietario de la vivienda a fecha 1 de enero del año en curso, este es un dato muy importante a tener en cuenta. Aun así, el Tribunal Supremo indica que, en caso de compraventa, el vendedor tiene derecho a que este impuesto repercuta sobre el nuevo propietario, siempre que sea la parte proporcional al tiempo que haya disfrutado del inmueble. 

En el caso de los inmuebles en usufructo, los titulares pueden pedir la división del impuesto para que cada uno abone la parte proporcional a su cuota de propiedad. En las viviendas de alquiler, el pago del IBI corresponde al propietario de la casa, siempre y cuando en el contrato no se indique lo contrario.

Conocer qué es el IBI y sus principales características es importante cuando eres propietario de una vivienda. Si además cuentas con pisos de alquiler, qué mejor que contar con una herramienta con la que llevar la gestión del alquiler de una forma clara y sencilla.

Con homming, nuestro software de gestión del alquiler, se pueden programar los gastos, crear recordatorios para que no se pase el pago del IBI y revisar cuánto ha variado de un año a otro. Si tienes una o varias viviendas en alquiler y necesitas tener todo bajo control, confía en homming para gestionarlas. Empieza a probar nuestro software de gestión de alquileres de forma gratuita.

Artículos relacionados

¡No te pierdas ninguna de nuestras publicaciones!

Suscríbete a nuestra Newsletter.

1
👋 ¿Cómo podemos ayudarte?
Bienvenido a homming 👋
Si gestionas alquileres, eres propietario o quieres empezar a digitalizar la gestión de tus alquileres.
¡Queremos ayudarte!