Blog
imagen-principal

Comprar para alquilar, ¿es una buena opción?

Tomar la decisión de comprar una casa siempre supone un paso muy importante en la vida de cualquier persona. Se trata de una gran inversión para lo que será tu futuro hogar, pero ¿y si inviertes en vivienda y la compras para alquilarla? Se trata de una fórmula que cada vez más gente lleva a cabo. En numerosas ocasiones surge la pregunta sobre si merece la pena invertir en comprar una vivienda para luego alquilarla y si esta decisión va a ser rentable a largo plazo. En este artículo queremos contarte qué aspectos debes tener en cuenta para tomar la decisión correcta, así como sus ventajas y sus inconvenientes.

Invertir en vivienda para alquilar, ¿qué tener en cuenta?

Una de las principales cosas a tener en cuenta es la rentabilidad y, para que puedas hacerte una idea, durante el segundo trimestre de 2020 la rentabilidad bruta de comprar una vivienda y alquilarla aumentó hasta un 8,2%, según un estudio realizado por el portal inmobiliario idealista. Hay que destacar que antes del comienzo de la crisis sanitaria del coronavirus, esa tasa era de un 7,6%. Por lo que estos datos ya nos indican que comprar para alquilar puede ser una buena opción. 

Pero, como ya te hemos dicho, hay aspectos a tener en cuenta que te pueden venir muy bien si estás pensando en invertir para alquilar.

¿Qué capital estás dispuesto a invertir? 

Uno de los primeros aspectos a tener en cuenta es saber cuál es la cantidad de dinero que estás dispuesto a invertir para comprar la vivienda. Debes saber que no porque la inversión sea más alta, vas a sacar más dinero. 

Una vez has decidido el capital a invertir, ahora hay que conocer las opciones de financiación y elegir, por ejemplo, entre una hipoteca o un préstamo. En el caso del préstamo personal para financiar la compra de una vivienda, el importe es la clave, ya que la gran mayoría de las entidades no concede más de 50.000 o 75.000 euros. Además, si nos fijamos en los plazos de devolución, en el caso de un préstamo no existe tanta flexibilidad como en una hipoteca, ya que suelen rondar los 8 o 10 años, mientras que en una hipoteca hay periodos de amortización de hasta 30 años e incluso 40.

A la hora de conseguir financiación o hipotecas para realizar la compra, es interesante conocer todas las opciones y entidades disponibles. Actualmente, en el mercado se han asentado empresas como las hipotech, que son empresas fintech especializadas en encontrar los mejores préstamos para vivienda dependiendo de las necesidades y posibilidades financieras de cada cliente. Algunas de esas empresas que ofrecen “hipotecas digitales” son Trioteca, Helloteca, Hipoo o Finteca. 

Analiza el mercado

Como acabamos de comentar, conocer a tu público es muy importante, por eso debes valorar ciertas cosas antes de escoger la vivienda que vas a comprar para poner en alquiler. Por ejemplo, estudia las distintas zonas de la ciudad y cómo está la demanda de alquiler en ellas, de esta manera conocerás qué zonas son buenas para invertir en vivienda, aunque haya que pagar más dinero. 

Busca qué tipo de vivienda quiere la gente, con espacios amplios, con una o varias habitaciones, muy luminosa, ... Y ten en cuenta el precio, saber cuánto puedes gastar y adaptarte a ello. No hace falta gastarse mucho dinero para luego alquilar el piso, eso no te asegura que vayas a conseguir el objetivo de que siempre esté alquilado. 

¿Cuál es tu objetivo?

Una vez has tomado la decisión de realizar la inversión, es importante establecer un objetivo claro y, por supuesto, viable. Se trata de que la vivienda esté alquilada durante todo el año, y saques beneficios, para ello es importante conocer el mercado y también saber, en detalle, los ingresos y gastos potenciales que puede llegar a tener la vivienda. 

¿Cómo saber si comprar para alquilar es rentable?

La parte de los números es la que más te interesa como inversor para tomar la decisión correcta. Está claro que cada caso es distinto, por eso es fundamental llevar a cabo un análisis de gastos exhaustivo así como los ingresos potenciales, que puedes extraer de un análisis de los precios de alquileres de inmuebles con características similares en tu zona. Todo ello te ayudará a comprobar si va a ser rentable la inversión. 

¿Cómo puedes conocer esa rentabilidad? Puedes saberla dividiendo el beneficio anual que consigues en un año de alquiler entre la valoración de la vivienda. Para conocer la valoración del inmueble debes sumar los siguientes conceptos: el precio de compra, el precio de la reforma, si la hubiera, los impuestos, la notaría, la gestoría, el registro de la propiedad y la comisión del agente inmobiliario. 

Por supuesto, el hecho de tener el piso alquilado durante todo el año es la mejor manera de conseguir la mayor rentabilidad. 

Ventajas y desventajas de comprar para alquilar 

Una de las ventajas de esta fórmula de inversión inmobiliaria es que la opción del alquiler en España sigue siendo la alternativa preferente entre los más jóvenes, aumentando un 12% de forma anual. Lo ven más asequible que comprar una vivienda en propiedad y tener la carga de una hipoteca. 

Además, normalmente, alquilar un piso suele ser más rápido que venderlo y hay zonas donde la demanda es tan alta que las viviendas que se anuncian en alquiler consiguen inquilinos en pocos días. Y un piso alquilado se transforma en ingresos para el dueño de forma regular, por lo que, si no hay problemas, la liquidez está asegurada.   

Si nos fijamos en los inconvenientes, uno de ellos es que normalmente se tarda en recuperar la inversión y en ver los primeros beneficios. Al mismo tiempo, si se tarda mucho en alquilar la vivienda, el dueño pierde dinero al tener que pagar los gastos que genera y no tiene ingresos. 

Comprar para alquilar y gestionar correctamente el alquiler

Ahora que ya conoces todo lo relacionado con la fórmula de comprar para alquilar, cómo funciona, qué debes tener en cuenta y cómo saber si es rentable para ti, solo falta dar el paso y pasar a la acción. Una vez hayas alquilado la vivienda, ¿te has parado a pensar cómo gestionarlo todo? Puede que contar con un software de gestión de alquileres sea una gran elección. 

Todo será mucho más sencillo y también podrás tener controlada la rentabilidad de cada una de las viviendas en alquiler. Gracias a nuestro software de gestión de alquiler vas a poder controlar los ingresos y los gastos, obteniendo informes de rentabilidad automatizados, para conocer por ejemplo la rentabilidad por metro cuadrado, el beneficio neto y la rentabilidad obtenida respecto a la valoración del inmueble. 

En homming vas a encontrar una gran herramienta con la que vas a poder tener todo controlado desde un único lugar. Puedes gestionar uno o más inmuebles e invitar a tus inquilinos y mantener toda la comunicación centralizada. ¿Te gustaría probarla y conocer cómo funciona? Ponte en contacto con nosotros e infórmate de todo.