Blog
imagen-principal

¿Cómo elegir una tarifa de gas? Cuál es la mejor para tu hogar

Uno de los mayores gastos asociados a la vivienda tiene que ver con el consumo de energía y en el caso del gas puede ser especialmente alta si nuestra calefacción es de gas natural, especialmente en los meses de invierno. Evidentemente no se puede dejar de consumir el gas natural, siempre se va a consumir más en invierno y por tanto las facturas del gas natural van a ser bastante altas; sin embargo, lo que sí se puede evitar es pagar de más. ¿Cómo hacerlo? Escogiendo, en primer lugar, la tarifa más adecuada para el gas natural.

¿Cómo contratar el gas?

Lo primero que debemos saber cómo contratar el gas con Endesa o Iberdrola o con cualquier otra comercializadora. Existen muchas maneras de hacerlo: la más cómoda es, sin duda, contratar el gas con la compañía de tu elección (sea Naturgy Endesa, etc.) de forma online, ya que lo podrás hacer desde tu casa en cualquier momento. También se puede contratar el gas por teléfono, una modalidad también muy interesante sobre todo porque de forma habitual los números son gratuitos. Por último, si tu comercializadora ofrece atención presencial, puedes acudir dentro de su horario habitual a uno de sus puntos de servicio si verdaderamente necesitas que la contratación sea presencial, bien porque prefieres hacerlo así o porque no te gustan las gestiones telemáticas.

¿Cuál es la mejor tarifa de gas?

En la actualidad tienes muchas modalidades en el mercado: las tarifas de gas de Iberdrola, de Naturgy, de EDP… ¡Hay tantas, que a veces puede ser complicado elegir! Todos los contratos de gas tienen sus puntos positivos pero si hay uno que por encima de todo es altamente recomendable es la tarifa regulada de gas de Iberdrola y el resto de comercializadoras de último recurso. Esto es porque, sobre todo, sus condiciones son muy transparentes y no hay compromiso de permanencia. Además, los titulares de estas tarifas reguladas pueden ser beneficiarios de la ayuda estatal para hacer frente los gastos de la calefacción, el bono social térmico, que sobre todo si vives en una zona muy fría te será de gran ayuda.

¿Cómo no llevarte sorpresas en las facturas?

Si no te interesa la tarifa regulada de gas y has visto una tarifa económica dentro del mercado libre, podrás solicitar una forma de pago muy indicada para aquellas familias que no quieran llevarse sorpresas en las facturas, se trata de la modalidad de tarifa plana, que es una forma de pago de las tarifas energéticas que permite al cliente pagar siempre lo mismo cada vez, sin importar cuanto a consumido, y luego al final de año, con la llegada de la paga extra, se procede regular los pagos, bien que la empresa te devuelva lo que has pagado de más o que el cliente abone lo que aún no ha pagado.

No confundir esta modalidad de pago con las tarifas planas de gas; es decir, una tarifa en la que pagas una cantidad fija al mes, independientemente del consumo, salvo que te pases de la franquicia. Las asociaciones de consumidores no recomiendan este tipo de tarifas, tal y como se puede ver aquí