Cómo quitar a una persona del contrato de alquiler

Compartir

En numerosas ocasiones se da la situación en la que varias personas deciden compartir un piso de alquiler y llega un momento en el que uno de ellos decide irse de la vivienda y llega una nueva persona. Cuando esto ocurre surge la duda de cómo se puede quitar a una persona del contrato de alquiler y si se puede hacer ese cambio

En nuestro blog ya hemos hablado del cambio de arrendador en el contrato y cómo llevarlo a cabo, en este caso hablamos de cómo cambiar a uno de los arrendatarios, un proceso muy sencillo de realizar y que te vamos a explicar en este artículo. 

Qué tener en cuenta para cambiar el titular en el contrato de alquiler

En las siguientes líneas vamos a contarte cuáles son los pasos a seguir para cambiar el titular del contrato de alquiler. En primer lugar hay que conocer qué es lo que nos dice la ley en lo referente a llevar a cabo el cambio del titular. 

Antes de iniciar el proceso, acudiremos a la Ley de Arrendamientos Urbanos, donde podemos ver que nos indica que cualquier persona mayor de 18 años que resida en la vivienda debe aparecer como titular en el contrato de alquiler.   

Ahora que ya lo sabemos, podemos pasar a hacernos la pregunta de quién puede realizar el cambio de titular en el contrato. Para hacer este cambio deben de estar presentes tanto el inquilino que abandona la vivienda como el nuevo arrendatario que entra a vivir en ella

Al mismo tiempo, en este acto también tiene que estar presente el propietario del inmueble o una persona autorizada por él. El principal objetivo es comunicar el desistimiento del contrato por parte del inquilino que se va y, al mismo tiempo, informar al nuevo de los derechos y obligaciones que vienen indicados en el contrato de alquiler. 

El momento de hacer el cambio de titularidad del alquiler debe realizarse antes de que el inquilino que va a abandonar el inmueble, ya que es imprescindible que esté en el acto del cambio de titular que acabamos de comentar. 

Cómo se realiza el cambio de titularidad del alquiler

Lo primero de todo es que, antes de que comience el proceso de cambio, hay que informar al propietario de la vivienda de las modificaciones que se van a llevar a cabo, ya que se necesita su aprobación para realizarlas. 

Según nos indica la Ley de Arrendamientos Urbanos, para hacer esta modificación en el contrato hay que preparar un anexo que hay que añadir donde se indique la salida de uno de los arrendatarios y la entrada del nuevo inquilino. 

Es importante que ese documento anexo refleje bien las circunstancias que se han dado, así como los datos del nuevo inquilino. Al mismo tiempo, este último firmará ese documento aceptando todas las cláusulas del contrato donde se establecen la renta o las obligaciones.    

No es necesario realizar ningún tipo de cambio en el contrato de alquiler existente, únicamente se añade el anexo que acabamos de comentar donde se indica el cambio de arrendatario. A modo de resumen, lo que se hace es sustituir una persona por otra dentro del documento del contrato. 

Cambio de titular o subrogación del contrato, ¿es lo mismo?

Puede parecer lo mismo, pero son dos conceptos diferentes. En el caso del cambio de titular es necesario crear ese anexo al contrato donde se indican los datos del inquilino que se va y del nuevo titular que entra a la vivienda, y con la subrogación el contrato pasa a estar a nombre de otra persona. 

La subrogación del contrato de alquiler, esta ocurre cuando se dan algunos de estos hechos

  • Si el inquilino fallece. En esta ocasión será su pareja, cónyuge o un familiar los que se convertirían en titulares del piso de alquiler. Para ello, no es necesario que el propietario tenga que dar su consentimiento. 
  • Si los inquilinos están casados y deciden divorciarse. Normalmente, en este caso lo habitual es que los dos aparezcan como titulares en el contrato y que, a lo largo de todo el proceso de divorcio, uno de ellos se convierta en el único titular, previa sentencia judicial. 

Ahora que ya conoces un poco mejor cómo funciona el hecho de quitar a una persona del contrato de alquiler y cómo hay que hacer el cambio, puedes hacerte una idea de las consecuencias de ser el titular junto a un amigo o junto a tu pareja. Es importante que lo tengas en cuenta, ya que si en algún momento hay un problema con tus compañeros de piso o con el dueño de la vivienda, el contrato es algo vinculante.  

Estar al día de todas las modificaciones que puedan darse en el contrato de alquiler es importante, pero también lo es tener controlada toda la documentación que se genera alrededor del arrendamiento de la vivienda. Para ello, un buen software de gestión de alquiler puede ayudarte a conseguirlo

Homming puede ayudarte a conseguirlo de una manera muy sencilla. Nuestra herramienta te permite generar contratos con plantillas y te ayuda a llevar la gestión del alquiler de una forma muy clara. Tanto si tienes una o varias viviendas alquiladas, con homming tendrás todo controlado. Prueba nuestro software de gestión de alquileres de forma gratuita.  

Compartir:

  • icon-facebook
  • icon-twitter
  • icon-linkedin
  • icon-wa
  • icon-mail

Homming