Blog
imagen-principal

Pasos básicos para poner un piso en alquiler

Ha llegado el momento, has tomado la decisión de poner tu vivienda en alquiler, pero surgen muchas dudas, no sabes por dónde comenzar ni qué pasos hay que seguir. Para poder ayudarte, hemos preparado un artículo en el que te decimos qué es lo que tienes que hacer y los aspectos que debes tener en cuenta para poder llevar a cabo todo el proceso sin problemas.

Hoy en día, el alquiler de viviendas sigue estando al alza y muchas personas optan por esta fórmula, por eso es imprescindible contar con toda la información sobre qué es lo que hay que hacer y qué documentación hay que presentar. Una vez hayas hecho todos los trámites y tengas tu piso alquilado, llevar a cabo una buena gestión del alquiler es fundamental, y de eso nos encargamos en homming gracias a nuestro software de gestión de alquileres

¿Qué documentación necesito para alquilar mi vivienda?

Antes de conocer los pasos que debes seguir, vamos a centrarnos en la documentación, ya que saber qué es lo que necesitas te ahorrará mucho tiempo y ya irás preparado para realizar todos los procesos de acuerdo a lo que marca la ley. 

Contar con la cédula de habitabilidad en algunas comunidades autónomas

¿Qué es la cédula de habitabilidad? Se trata de un documento administrativo gracias al cual acreditas que tu vivienda cuenta con las condiciones para ser habitada, sobre todo en lo relacionado con la higiene y la solidez del inmueble, y que el inquilino puede residir en ella sin problemas. En ese documento se comprueba el estado del inodoro, la cocina, la superficie útil o el alta de los suministros, entre otras cosas.

Este documento no se exige en toda España, solamente en algunas comunidades autónomas, que son las siguientes: Cataluña, Asturias, Baleares, Cantabria, Extremadura, La Rioja, Murcia, Navarra y Valencia. En Madrid, el requisito de este documento se suprimió ya que se considera suficiente la licencia urbanística.   

¿Dónde puedes conseguirla? Cada comunidad autónoma gestiona la cédula de habitabilidad y en cada una de ellas existen plazos y trámites concretos. Si ya cuentas con este documento es importante que revises que está en vigor y sea válido. La mayoría de ellos tiene una vigencia de 15 años, pero es mejor que te asegures de que está todo correcto para no tener que volver a solicitarlo. 

Certificado de eficiencia energética 

Se trata de otro documento que exige la legislación actual si quieres alquilar tu vivienda. Antes de poner el anuncio del alquiler, hay que tener en vigor este documento en el cual se especifica la cantidad de CO2 que el inmueble emite. Cuando lo pides, se te hace entrega de una etiqueta energética donde se indica la letra que clasifica a la vivienda y tiene una validez de 10 años. La letra A es para los pisos más eficientes y la letra G para los menos. 

Conseguir esta etiqueta de eficiencia energética supone un coste que varía dependiendo de la comunidad autónoma donde se encuentre la vivienda. Debes recordar que esa letra que se te otorga hay que indicarla en todos los anuncios de alquiler que realices. 

Prepara un contrato de alquiler legal 

En nuestro blog ya te hemos hablado de cómo redactar el contrato de alquiler perfecto y es que se trata de uno de los documentos más importantes. Cuando ya hayas encontrado al inquilino para tu vivienda de alquiler, llega el momento de redactar ese contrato que se ajuste a lo que establece la Ley de Arrendamientos Urbanos, siempre y cuando ese contrato no sea de duración temporal y el alquiler no se realice por habitaciones. 

Como ya os contamos en nuestro artículo, ese contrato debe recoger los derechos y obligaciones del arrendador y del arrendatario, e incluir todos los puntos pactados entre ambos. De esta manera, todo quedará recogido en un mismo documento y evitar los problemas que puedan surgir. 

Y ahora, ¿qué más tengo que hacer para alquilar mi piso?

Ya tienes toda la documentación preparada y dispuesta para presentarla en los órganos en la que te la soliciten, ahora debes seguir una serie de pasos con los que poner en alquiler tu vivienda. 

Mantén el inmueble en las mejores condiciones

Sin duda, una buena puesta a punto de la vivienda es fundamental y te ayudará a alquilarla de una forma más rápida. Mantenla limpia, con las instalaciones cuidadas y en buenas condiciones, para que las personas interesadas puedan entrar a vivir en ella cuanto antes. Evita los elementos personales y no lo decores mucho, es mejor que las personas que la visiten se puedan imaginar su futuro hogar. Los electrodomésticos o muebles que no estén bien, es mejor quitarlos y cambiarlos por unos nuevos. 

Decide el precio del alquiler y publica los anuncios

Cuando llega el momento de fijar el precio puedes guiarte por los que aparecen en los portales inmobiliarios y así saber el precio medio del alquiler en la zona donde se encuentra la vivienda. Una vez lo has decidido, prepara el anuncio, piensa una buena descripción del inmueble y consigue buenas imágenes del mismo para incluirlas. 

La fianza, ¿dónde hay que depositarla? ¿Qué plazos hay?

Has recibido muchas visitas, has conocido a muchas personas interesadas y ya tienes al inquilino ideal para tu vivienda de alquiler. Llega el momento de firmar el contrato, del que ya te hemos hablado, y de determinar la fianza del alquiler. Este tema lo hemos tratado hace poco en nuestro blog, pero no viene mal repasar algunas cosas. 

El inquilino aporta un mes de alquiler a modo de fianza que se utilizará para cubrir los posibles problemas y desperfectos que haya en la vivienda cuando finalice el contrato. Cuando el arrendador cuente con ese dinero, debe depositarlo en la administración correspondiente de cada comunidad autónoma. Se trata de un trámite que se puede hacer por Internet en la gran mayoría de los casos. Una vez terminado el contrato de alquiler que une a las dos partes, el dueño deberá devolver la fianza al inquilino, en el caso de que no haya habido desperfectos. 

Hay una documentación extra que preparar

Además de la cédula de habitabilidad y el certificado energético, recomendamos que se entregue al inquilino copias de las facturas de la luz, agua o gas, para que quede constancia de que se está al día en los pagos, así como del último recibo del IBI. Todo ello generará confianza al inquilino y se demostrará que todos los pagos están hechos. 

Gestiona el alquiler de tu vivienda desde un único lugar

Ahora que ya has seguido los pasos para poner tu piso en alquiler, has presentado toda la documentación y ya tienes tu vivienda alquilada, en homming te ayudamos a que gestiones el alquiler de una forma muy sencilla y segura

Con nuestro software de gestión de alquiler tendrás todo siempre a mano, recibirás notificaciones y te comunicarás con tus inquilinos desde un único lugar, a quienes podrás invitarlos a utilizar nuestro software para que accedan a la información principal de su alquiler. Pon tu vivienda en alquiler y confía en los mejores para gestionarlas, empieza a probar homming de forma gratuita