¿Se puede alquilar una vivienda por tres meses?

Compartir

En el blog de homming ya hemos hablado en otra ocasión de los tipos de alquileres inmobiliarios que existen, pero ahora nos vamos a centrar en los alquileres temporales y, más concretamente, en dar respuesta a la duda sobre si se puede alquilar una vivienda por tres meses.

Si tienes una vivienda como segunda residencia a la que te interesa sacarle partido, el alquiler es una buena opción, pero ¿se puede alquilar un piso por uno, dos o tres meses sin fines turísticos? La respuesta es que sí puede hacerse y es una práctica que se conoce comúnmente como alquiler de temporada o alquiler por meses, y es totalmente legal en España.

Sin embargo, si quieres alquilar un piso por tres meses, es importante asegurarse de que estás cumpliendo con la normativa y conocer cuál es el procedimiento correcto que hay que seguir. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre alquilar una vivienda de forma temporal.

¿Qué es un alquiler temporal?

Cuando hablamos de un alquiler temporal nos referimos a aquel que cubre la necesidad de un inquilino de contar con una vivienda durante un corto período de tiempo, a pesar de que éste ya tengo una residencia habitual. 

Podemos encontrarnos diferentes causas por las que se puede realizar un contrato de alquiler de una vivienda por tres meses, como las siguientes: 

  • Desplazamiento a un lugar por motivos laborales, ya sea durante la temporada de invierno, de verano o en cualquier momento del año.
  • Por necesidad de contar con un alojamiento temporal mientras se llevan a cabo obras en la vivienda habitual.
  • Si es necesario desplazarse de forma temporal por causa de estudios

Es importante aclarar que no debemos confundir el alquiler temporal con el turístico, que es menor a 30 días y cuya finalidad es exclusivamente vacacional y no cuentan con la necesidad habitacional que acabamos de comentar. Además, el alquiler turístico no está regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos, sino que está sujeto a la normativa reguladora de la actividad turística. 

Qué dice la Ley respecto a alquilar un piso por tres meses

El alquiler temporal se regula en el artículo 3 de la Ley de Arrendamientos Urbanos como “Contrato de Arrendamiento de uso distinto a vivienda”, pero aún así, el acuerdo entre ambas partes antes de la entrada a la vivienda tiene mayor relevancia que la propia ley. Si las dos partes negocian que la duración del contrato sea de un mes, éste terminará cuando finalice ese período.

En los alquileres de vivienda habitual no predominan los acuerdos entre las partes, ya que los contratos de un año de duración se pueden prorrogar hasta un máximo de 5 años en el caso de que el dueño no reclame la vivienda para su uso personal o familiar. 

Por todo esto que acabamos de comentar, cuando se lleva a cabo un contrato temporal, lo mejor es redactar un documento por escrito donde queden reflejados los derechos y las obligaciones de las dos partes. Además, en estos contratos no es tan importante la duración del mismo sino la causa que lleve a la realización de ese contrato de alquiler, que debe quedar reflejada en el documento.  

El único requisito que hay que conocer para que este tipo de contratos sean legales es que se cumpla alguna de las necesidades que hemos comentado antes: mudarse a otra ciudad de forma temporal por estudios, tener obras en la vivienda habitual o contar con necesidades laborales. 

Obligaciones del arrendatario y del arrendador en el alquiler por meses

En el caso del inquilino, las obligaciones que debe cumplir en un alquiler por meses son que debe indicar el motivo por el que necesita el alquiler temporal, pagar la renta mensual y entregar la fianza

Además, para reforzar el carácter extraordinario de este tipo de alquileres, el arrendador debe mantener a su nombre los suministros como la luz, el agua o el gas, aunque el pago corra por parte del inquilino. 

El propietario tiene la obligación de asegurarse de que el inmueble esté en óptimas condiciones de habitabilidad y devolver la fianza al finalizar el contrato, siempre que no haya habido daños o impagos por parte del inquilino. 

Como propietario debe hacerse cargo de los pagos de impuestos como el IBI y de los recibos de la comunidad, así como encargarse de los gastos que se pueden dar en la vivienda como reparar un electrodoméstico. 

¿Cómo declarar el alquiler temporal para evitar problemas?

El propietario de la vivienda debe declarar los ingresos del alquiler temporal a la hora de realizar la Declaración de la Renta, y debe hacerlo como rendimientos de capital inmobiliario. En el caso del inquilino, este no tiene derecho a deducirse nada en la declaración de la renta por ese alquiler temporal ya que no es su vivienda habitual. 

Conviene recordar que el alquiler por temporada no cuenta con los beneficios fiscales del alquiler de vivienda habitual, por el cual se resta el 60% de la base imponible. En nuestro artículo “¿Cuáles son los gastos deducibles del alquiler para el propietario?” tienes toda la información sobre cómo calcular lo que el propietario puede deducirse de la renta. 

¿Qué interesa más, el alquiler vacacional o el alquiler de temporada?

En el caso de que tengas una vivienda disponible para arrendar, el alquiler vacacional puede darte más beneficios económicos, pero es una práctica que cada vez está más vigilada por Hacienda y la normativa respecto a estos alquileres viene determinada por cada comunidad autónoma. 

Si tienes otra vivienda y no la necesitas para uso propio, la mejor opción para ti es alquilar el inmueble como vivienda habitual ya que esta alternativa es la que mayores beneficios fiscales tiene. Esto se aplica también al inquilino, para él es más interesante un alquiler como vivienda habitual, ya que puede realizar una deducción por el mismo en la declaración de la renta. 

Después de todo lo que hemos visto, sí que se puede alquilar una vivienda por tres meses y es importante hacerlo todo dentro de la legalidad y declararlo a Hacienda para evitar multas. Si tienes una o varias viviendas con alquileres temporales y necesitas tener un control de todo, lo mejor es que cuentes con un software de gestión del alquiler como homming. Podrás tener controlados todos los contratos y las fechas de cada uno de ellos desde un único lugar. Empieza a probar nuestro software de gestión de alquileres de forma gratuita.  

Compartir:

  • icon-facebook
  • icon-twitter
  • icon-linkedin
  • icon-wa
  • icon-mail

Homming