Blog
imagen-principal

¿Cuánto se tarda en alquilar un piso?

Una vez se toma la decisión de alquilar un piso que es de nuestra propiedad surgen muchas dudas, pero una de las más habituales es cuánto tiempo vamos a tardar en conseguir alquilarlo. Para dar respuesta a esta pregunta entran en juego diferentes factores como el estado de la vivienda, su situación, el precio del alquiler o el estado del mercado inmobiliario en ese momento.

Pero en los tiempos que estamos viviendo hay otro factor que también debemos tener en cuenta para dar respuesta a la pregunta de cuánto tiempo se puede tardar en alquilar un piso, y ese factor es la crisis sanitaria del COVID-19. Debido a ello, el tiempo que se tarda el alquiler de un piso ha variado y ha aumentado. En este artículo vamos a intentar dar respuesta a todas las dudas que puedan surgir. 

¿Cómo afecta la pandemia al tiempo que se tarda en alquilar un piso?

Como hemos dicho, el COVID-19 ha cambiado los tiempos para alquilar una vivienda. En el 2021 lo que se tarda en alquilar un piso se ha multiplicado por tres si lo comparamos con lo que se tardaba antes de la pandemia. Antes del COVID-19, la demora era aproximadamente de unos veinte días, pero ese tiempo ha aumentado hasta casi los 40 días

Algunos de los factores que hicieron que el tiempo aumentase fueron la disminución de la demanda de pisos de alquiler, los problemas económicos de las personas interesadas en alquiler y los diferentes cambios regulatorios que se han puesto en marcha con la nueva Ley de Vivienda, en este artículo os contamos los puntos clave de esta nueva legislación. Todos estos factores han alterado profundamente la situación del mercado inmobiliario de grandes ciudades como Madrid y Barcelona. 

¿Cuánto tardan los inquilinos en encontrar un piso de alquiler?

El Estado de Alarma que el país vivió durante varios meses hizo que los parámetros de acceso a las viviendas cambiasen. La pandemia provocó inestabilidad laboral para muchas personas que tuvieron que comenzar a buscar viviendas que les generasen menos gastos y con unos precios de alquiler más asequibles.  

Esto hizo que muchas viviendas dirigidas al alquiler turístico y vacacional fuesen destinadas al alquiler de vivienda habitual. Sin duda alguna, el turismo fue uno de los sectores que más se vio afectado por esta crisis y en el 2021 ha ido recuperándose poco a poco, volviendo a una nueva normalidad. 

Antes de la pandemia, la persona que buscaba un piso de alquiler, en según qué ciudades, entraba en una misión imposible en la que le costaba mucho encontrar un piso adecuado a lo que necesitaba. Tras todo este tiempo de pandemia la lucha por encontrar un piso se ha enfriado y ahora se puede tardar hasta el doble que antes en cerrar el alquiler.

La Agencia Negociadora del Alquiler (ANA) cuenta con datos en los que indica que el tiempo que se tardaba antes en alquilar un inmueble ha pasado de 20 días hasta los 30 o 40 días que se puede tardar actualmente. Según estos expertos, el aumento de la oferta durante el último año es uno de los principales motivos de que se tarde más que antes. 

El volumen de pisos en alquiler que había a finales del 2020 en España aumentó hasta un 52% según datos de Servihabitat. Este aumento se produjo por la gran cantidad de pisos de alquiler turístico que pasaron a ser alquiler de larga duración. Y también los cambios de venta a alquiler que muchos propietarios llevaron a cabo porque no alcanzaban las expectativas de precio que se habían establecido. 

¿Qué buscan los propietarios?

Todo esto también ha derivado en que los propietarios sean más selectivos a la hora de elegir a sus inquilinos, esto hace que el tiempo que se tarda en alquilar un piso aumente. Los dueños quieren inquilinos solventes debido a la incertidumbre económica que ha generado la pandemia y que poco a poco va mejorando. 

Los filtros por lo que tienen que pasar los posibles arrendatarios cada vez son más, ya que los arrendadores quieren que cuenten con unos requisitos mínimos de solvencia, ya que las incidencias por impago del alquiler y la morosidad aumentaron considerablemente durante el pasado año. 

Más cambios que ha traído el COVID-19

El hecho de que los precios de los alquileres hayan tenido una tendencia a la baja durante todo el año pasado, ha generado que muchos contratos de alquiler se rompan antes y los inquilinos no se queden en la vivienda el tiempo máximo que establece la Ley de Arrendamientos Urbanos, que es de cinco años, ya que buscan una vivienda más barata. 

Los expertos de la Agencia Negociadora del Alquiler han visto como la duración media de los alquileres es de tres años. Los inquilinos se mudan a otras viviendas más asequibles para ellos y, también, mejor adaptadas a sus situaciones, como puede ser la llegada del teletrabajo. Esto hace que la rotación del alquiler sea elevada provocando mucha movilidad en el mercado del alquiler. 

Como puedes ver, la crisis sanitaria ha cambiado el mercado del alquiler y el tiempo que se tarda en alquilar una vivienda ha aumentado considerablemente debido a una serie de factores que hemos comentado. 

Por ello, desde homming seguimos trabajando para ofrecerte nuestro software de gestión del alquiler. Da igual si eres propietario o un gestor de viviendas, nosotros te damos la solución perfecta para que encuentres al inquilino perfecto y puedas gestionar y controlar todos los inmuebles de alquiler desde un solo lugar

Descubre todo lo que nuestro software de gestión de alquiler puede hacer por ti. Ponte en contacto con nosotros y pruébalo de forma gratuita