Blog
imagen-principal

¿Quién paga las averías en un piso de alquiler?

Esta pregunta es la que mucha gente se hace, y es que saber quién tiene que encargarse de pagar las reparaciones o averías de una vivienda de alquiler es una duda muy recurrente, tanto entre propietarios como inquilinos. Por eso, en este artículo queremos responder a todas esas preguntas que seguro han pasado por tu cabeza en algún momento.

En muchas ocasiones, tanto propietarios como inquilinos acaban enfrentándose cuando hay una avería en la vivienda. Pero no es necesario llegar a ello, estar bien informado de lo que corresponde a cada uno de ellos es fundamental para resolver el problema lo antes posible. 

Existe la Ley de Arrendamientos Urbanos, que es la encargada de reunir las obligaciones y derechos de ambas partes en lo que a averías y reformas en la vivienda se refiere. Por ejemplo, en ella se puede ver quién tiene que asumir unos gastos u otros o, si no, cómo repartirlos, en caso de que no quede claro. 

En homming, además de ayudarte con la gestión integral de tu alquiler con nuestro software, te ayudamos a resolver todas las dudas que puedas te puedan surgir sobre este tema. Toma nota de todo, porque seguro que te esto te interesa mucho. 

¿Qué reformas paga el propietario del piso?

Algunas de las averías y reparaciones más comunes que se suelen dar en el hogar suelen ser, por ejemplo, que la persiana no sube, ha habido una fuga de agua, la caldera no funciona o un desconchón en la pared. Normalmente, estas averías suelen darse por el uso de la vivienda, pero cuando ocurren las dudas nos asaltan y no se sabe quién debe hacerse cargo de ello. 

Comencemos por el propietario del piso, ¿qué es lo que debe pagar? Si recurrimos a la Ley de Arrendamientos Urbanos, en su artículo 21 podemos leer que el dueño tiene la obligación de pagar y llevar a cabo las reparaciones de conservación del piso que aseguren su habitabilidad. 

Si la vivienda necesita obras para poder habitar en ella, deberá pagarlas el propietario y el inquilino deberá soportarlas a pesar de las molestias que pueda sufrir. Pero si esas obras duran más de 20 días, el dueño deberá reducir la renta mensual de forma proporcional a la parte del piso donde el inquilino no pueda acceder. 

En el caso de los electrodomésticos, que suelen ser los que más averías sufren debido al uso diario, la reparación también debe abonarla el propietario, a excepción de aquellas en las que la avería se haya dado por un mal uso o un daño intencionado de las personas que habitan en la vivienda. 

Por ejemplo, si la nevera se estropea por el paso del tiempo, el gasto corre por parte del dueño, aunque siempre es necesario revisar cada caso. Si se trata de la caldera, es un elemento imprescindible para vivir en el piso, por lo que también es el propietario el encargado de mantenerla y repararla, si resulta necesario. 

Un piso siempre debe entregarse en las mejores condiciones de habitabilidad, y la pintura es otro aspecto a tener en cuenta. En el caso de que el desgaste de las paredes se haya debido al paso del tiempo, el propietario se encargará de pagar una nueva pintura. Pero si el inquilino ha dañado las paredes o las ha pintado de otro color sin el permiso del dueño, le tocará pagar a él. 

¿Qué paga el inquilino de la vivienda?

Hemos visto cuáles son las reparaciones que paga el propietario, pero, ¿cuáles son las que paga el inquilino? De nuevo recurrimos a la Ley de Arrendamientos Urbanos, donde el artículo 21.4 nos dice que las pequeñas reparaciones que se den por el desgaste del uso de la vivienda corresponden al inquilino. 

¿Cuáles son esas pequeñas reparaciones? Te contamos las más comunes: 

   - Cambiar una bombilla fundida. 

   - Desatascar un desagüe. 

   - Arreglar una persiana que no sube. 

   - Utensilios o muebles de cocina que se hayan roto por el uso diario. 

   - Reparar una cisterna. 

   - La rotura de una ventana, un mueble o piezas de vajilla.

¿Eres propietario y quieres gestionar tus inmuebles de alquiler?

Estar informado sobre quién debe pagar las averías y reparaciones de un piso de alquiler es muy importante. Pero también lo es contar con una herramienta que ayude a gestionar las viviendas de alquiler y con homming es realmente sencillo. El software de gestión de alquileres es la herramienta ideal que te ayudará a administrar tanto las viviendas como a los inquilinos, y todo online. 

Recibir notificaciones y cobros, centralizar los documentos y la comunicación con los ocupantes de la vivienda o solucionar y gestionar incidencias son algunas de las funcionalidades de homming. Una oportunidad perfecta de gestionar todo desde un único sitio. Además, puedes probarlo de forma gratuita e invitar a tus inquilinos a utilizarlo, ¿a qué esperas?