Blog
imagen-principal

¿Cómo alquilar un piso de forma segura?

Todo propietario de un piso en alquiler tiene una cosa en mente y es poder alquilar la vivienda con tranquilidad, dar un con un inquilino que le cuide el piso y no falle en los pagos mensuales. Pero conseguirlo no es tan sencillo, por eso cada vez más surge la duda de cómo conseguir alquilar un piso de una forma segura sin que surjan imprevistos.

El hecho de poder conocer cómo alquilar un piso correctamente ayuda a evitar posibles riesgos, pero hay que dejar claro que no se puede prever que la relación con el inquilino esté libre de problemas. Uno de los mayores temores es enfrentarse al impago del alquiler y el estado en el que dejen la vivienda. 

Por eso, cuando llega el momento de alquilar la vivienda, es importante tomarse el tiempo que haga falta para encontrar el inquilino perfecto. Pero no todo se basa en esa búsqueda, el propietario también debe asumir unas obligaciones que ayuden a que la relación entre las dos partes sea buena y duradera. 

Consejos para alquilar la vivienda con seguridad

En nuestro blog te hablamos hace poco de los pasos que hay que dar para poner un piso en alquiler, puedes verlo aquí, pero ahora queremos centrarnos en qué consejos son importantes para que el proceso de alquilar una vivienda sea seguro, tanto para los propietarios como para los inquilinos. 

Encontrar al inquilino perfecto ¿cómo hacerlo?

Como ya hemos comentado, esta es sin duda una de las partes más complicadas y que más preocupan a los dueños de las viviendas de alquiler. Que pague a tiempo, no dé problemas y cuide la casa como si fuese suya, son los principales requisitos. Para poder realizar una buena elección, hablar y conocerse en persona o digitalmente, es muy importante. 

Además, hay que comprobar la solvencia económica del posible inquilino, puede hacerse solicitando el contrato de trabajo o las últimas nóminas. Un paso más puede ser pedir referencias a antiguos caseros que hayan tenido o, si es por recomendación, hablar con gente conocida. Esto ayuda a hacerse una idea de cómo es la persona y si dará problemas en un futuro. Otra opción es pedir varios meses de fianza o incluso un aval bancario.  

Si no estamos seguros de que el inquilino sea el adecuado y queremos eliminar el riesgo de impago de facturas, podemos contratar un seguro de impago de alquiler tal y como te contamos en detalle en otro artículo.  

Redactar un buen contrato de alquiler

Este es uno de los consejos más importantes, porque es un documento en el que se establecen todos los puntos fundamentales de la relación entre el propietario y el inquilino. Para que estén incluidos todos los puntos y que no falte ninguno, puede ser una buena idea contar con ayuda profesional. 

Algunos de los aspectos básicos que debe incluir el contrato de alquiler son, por ejemplo, el importe de la fianza, cuánto dura el contrato o un inventario de mobiliario de check-in, en el caso de que la vivienda se alquile amueblada. Si quieres más información, aquí te dejamos una serie de consejos para redactar el contrato de alquiler perfecto

Entregar el piso en buenas condiciones

Al igual que queremos que el inquilino no dé problemas y cumpla con sus obligaciones, el propietario debe tener también una buena actitud. Por ejemplo, a la hora de entregar la vivienda hay que dejarla en buenas condiciones, tanto de habitabilidad como de limpieza. Dos cuestiones que suelen generar problemas entre ambas partes. 

La ley no obliga a que el piso haya que entregarlo limpio y pintado, pero el dueño debe saber que si el inquilino está cómodo, todo irá mucho mejor. En el caso de la contratación de los suministros, la ley tampoco indica que sea el propietario quien lo haga, pero puede ser una facilidad para el inquilino que será bien recibida. 

Cumplir con la normativa vigente

Se trata de un asunto muy importante si lo que quieres es alquilar tu piso de forma segura. Algunas de las obligaciones que debe cumplir el dueño de la vivienda a nivel de normativa son, por ejemplo, depositar la fianza en la administración correspondiente y declarar el alquiler en la declaración anual del IRPF como rendimientos de capital inmobiliario. 

En este artículo os compartimos los gastos del alquiler que son deducibles para el propietario a la hora de hacer la declaración de la renta. Una información que hay que tener en cuenta cuando llegue el momento. 

Cuidar del inquilino 

Un último consejo es que, si el propietario está contento con la persona a la que le ha alquilado la vivienda, es conveniente cuidarla. ¿Cómo puedes hacerlo? Por ejemplo, ajustando el precio de alquiler para que no busque otra opción, atenderle en el caso de que necesite realizar pequeñas reparaciones o si necesita sustituir algunos elementos de la vivienda. 

Después de tener en cuenta todos estos consejos para alquilar un piso de forma segura, también es importante contar con herramientas que ayuden a gestionar el alquiler de una forma correcta. Para eso, te ofrecemos nuestro software de gestión de alquileres homming, con el que puedes administrar el alquiler de tus inmuebles de una manera muy sencilla. 

Tanto tú como tus inquilinos tendrán la tranquilidad de que todo está controlado y al día. No esperes más, ponte en contacto con nosotros y empieza a probarlo de forma gratuita